lunes, 21 de mayo de 2012

Celular en mano: tan peligroso para caminar como para manejar

Según datos de Luchamos por la Vida, se duplicó el número de personas que usan el teléfono al conducir el auto o cruzar la calle caminando; "Los peligros son mayores que manejar alcoholizado", dijo a LA NACION el presidente de esta asociación



El celular en manos de los conductores es un peligro creciente. La asociación Luchemos por la Vida desde los últimos años realiza un relevamiento del uso de teléfonos celulares por parte de conductores. El estudio comparativo muestra que, mientras que, en septiembre de 2007, el 4,1% de quienes iban al volante simultáneamente hablaban por su móvil, la cifra se elevó al 9,7% en igual mes de 2011.
Este incremento, que significa más del doble de conductores en infracción por este tema, puso en alerta a los expertos de esta ONG abocada a prevenir los accidentes de tránsito en el país. Estos accidentes son la causa de 22 muertos por día: más de 120.000 heridos por año.
Esta cifra resulta alarmante ya que significa que entre los vehículos que circulan por Buenos Aires, diariamente, (unos 1.400.000), hay aproximadamente 57.400 manejando con un celular en la mano, simultánea y constantemente, pese a la expresa prohibición del artículo 48 de la Ley Nacional de Tránsito 24.449 y la ley de la ciudad. El presidente de Luchemos por la Vida, Alberto Silveira, explicó a LA NACION que este aumento los preocupa porque genera más distracción al volante y, por lo tanto, agrega peligro al tránsito cotidiano. "La gente habla cada vez más y la irresponsabilidad aumenta al mismo ritmo. Hay una falta de conciencia de la alineación mental que implica una conversación telefónica mientras se está conduciendo", manifiesta Silveira. "Esto lo vuelve peligrosísimo".
Según contrasta, "los peligros de manejar hablando por teléfono son mayores que manejar alcoholizado". Sólo relativiza la cuestión del tiempo ya que, mientras los efectos del alcohol dura unas horas, los del celular se extienden mientras dura la conversación y por algunos minutos más.


LA IMPRUDENCIA DE LOS PEATONES

"Para los peatones que transitan por la vía pública hablando por teléfono -señala el informe de Luchemos por la Vida-, el problema real principal parece ser la distracción, así como les sucede a los conductores. Y en el tránsito caótico de nuestro país, este nuevo hábito compartido por peatones y conductores no hace más que empeorar la seguridad de todos en la calle".
ENCUESTA
¿Utiliza el celular mientras cruza la calle?
VOTARVer resultados
Según el informe, la cifra de peatones que utilizan el celular mientas cruzan la calle aumentó de forma alarmante. Del 4,3% que se registraba en 2007 se incrementó al 13,4% en septiembre de 2011. Desde la Asociación destacan también que es "recientes investigaciones internacionales han concluido que caminar hablando por teléfono celular es muy riesgoso ya que las personas observadas despliegan comportamientos tales como cruzar más despacio, sin mirar al tránsito circundante y no esperar a que los vehículos se detengan para comenzar a cruzar, en una proporción muchísimo mayor que los no usuarios de celular".

LOS EFECTOS SOBRE LA CONDUCCIÓN

  • Mayor tiempo de reacción para detectar y responder inesperadas maniobras de otros conductores
  • Dificultad para mantener derecha la dirección
  • Más lentitud para frenar y por ende menor distancia para frenar
  • Dificultad para mantener una velocidad apropiada (en general, más lenta)
  • No acatamiento de señales de tránsito (por ej, pasar en rojo)
  • Reducción del campo de visión (se mira derecho adelante perdiendo la visión periférica o de los espejos)
  • Menor distancia con otros vehículos
  • Inadaptabilidad a cambios en la corriente del tránsito
  • Trabajo mental sobresaturado, que aumenta el stress y la frustración
  • Reduce la conciencia del conductor acerca de lo que ocurre alrededor de él
  • El uso de un teléfono manual o el envío de un mensaje interrumpe la visión permanente del conductor
Silveira apunta que el peligro puede ser agravado por la edad (afecta más aún a los conductores muy jóvenes y a los de edad avanzada), el sexo (diversos estudios internacionales muestran que los hombres son más proclives al uso del celular en la conducción que las mujeres), conductores nóveles (los afecta mucho más que a los más experimentados) y/o conductores temerarios (los que asumen más riesgos en la conducción, por ejemplo, no usando el cinturón de seguridad, o conduciendo después de haber bebido alcohol).
El presidente de Luchemos por la Vida pide más campañas de concientización, y agrega dos palabras clave para que la ley se cumpla: "control" y "sanciones" para los infractores. Repasa gestiones de otros países en los que incluso, señala, se usan larga vistas para detectar a los trasgresores. Según cifras de Luchemos por la Vida, con metodologías similares a la que utilizan en la Argentina, en otros países se observó: en Canadá, se detectó que hablaban por celular el 2,8% de los conductores en áreas rurales y un 5,9% en zonas urbanas; en Australia, Holanda, Reino Unido y otros países europeos hasta el 7% lo hacen; la cifra sube al 11% en Estados Unidos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario